Importante aumento del transporte en ferrocarril entre China y Alemania

Por  |  Sin comentarios

El transporte de mercancías por ferrocarril está cobrando cada vez más importancia en Europa, sobre todo en la comunicación con los países asiáticos. Si en España tenemos un tren que va desde Madrid hasta China, Alemania no se queda atrás.

En un principio era algo como un tanteo entre la compañía alemana Deutsche Bahn y los ferrocarriles chinos, pero todo fue tan bien que se ha convertido en una sólida alternativa a los medios tradicionales, el barco y el avión.

El año pasado entre China y Alemania hubo un flujo de mercancía bastante importante, nunca menos de 30.000 contenedores y unos 400 trenes. En cambio, en lo que va de año el número de trenes ya va por los 200, lo que deja patente el importante aumento está experimentando este sector.

De hecho, los expertos prevén que dentro de tres años, el número de contenedores supere tranquilamente los 100.000 por año, cifras de peso que juegan en contra del transporte marítimo, con más capacidad pero mucho más lentos, y que los aviones, más rápidos pero con menos capacidad.

Una de las ventajas de la ruta es que no fue necesaria una gran inversión dado que Rusia ha colaborado para ello y por esa razón, las dos rutas que unen al país teutón con el gigante asiático pasan por el territorio ruso, uno atravesando la línea del famoso Transiberiano, que lleva también por Mongolia, y otra por la estepa de Kazajistán.

El único problema es el ancho de vía ruso, por lo que toda la mercancía debe hacer transbordo. Recordemos que el ancho ruso es de 1.520 milímetros y el que se utiliza en gran parte de Europa es de 1.435 milímetros.

A pesar de ello, el transporte por ferrocarril lleva mucho menos tiempo que el que se utiliza en el transporte marítimo cuando se enrutan todos los contenedores por el Canal de Suez.

De esta forma se ha encontrado un punto medio entre los transportes tradicionales y que, visto lo visto, puede jugar un papel decisivo. El barco es más barato y tiene más capacidad de carga, pero es más lento y en el mundo de la logística los tiempos juegan un papel muy importante.

Por su parte el avión es más rápido, pero tiene menos capacidad y los costes no son precisamente baratos, por lo que esta alternativa es cada vez más utilizada por miles de empresas chinas que quieren traer sus mercancías al viejo continente sin perder demasiado tiempo ni pagar costes elevados.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *