El Transiberiano cumple 100 años

Por  |  Sin comentarios

Si hablamos de la importancia del transporte en ferrocarril  siempre sale a la luz una de las líneas más importantes del mundo, el Transiberiano. Durante esta temporada vuelve a ser noticia porque está de aniversario. Hace un siglo que finalizó la construcción de esta línea tal como existe en nuestros días.

Esta red ferroviaria consiguió unir la Rusia europea con el extremo más oriental de este enorme país, convirtiéndose así en su principal ruta y una de las más importantes que hay en la actualidad. Hoy en día no solamente se utiliza para transportar mercancías sino también pasajeros que quieran conocer esta parte del planeta, eso sí, a precios prohibitivos.

Debido a la ausencia de comunicaciones entre Moscú y las provincias más lejanas, el zar Alejandro III impulsó el proyecto, el cual sería continuado por su hijo Nicolás, convirtiéndose así en todo un símbolo de Rusia para el mundo y también como icono de la unidad nacional.

Esta línea fue construida por soldados y presos por zonas rocosas y densos bosques. La climatología, las enfermedades, las duras condiciones de trabajo, la escasez de comida e incluso los animales salvajes, hicieron que muchos de ellos no sobrevivieran a este trabajo.

A pesar de ello, la construcción se convirtió en algo histórico. Cuenta con más de 9.600 kilómetros que se hacen en unos siete días aproximadamente, distancia que separa a Moscú y la ciudad de Vladivostok, en el Mar del Japón, atravesando así nada menos que siete husos horarios diferentes.

El mayor impedimento que se encontraron los diseñadores de esta descomunal obra fue el lago Baikal, donde ante la imposibilidad de construir un puente o bordear este enorme lago, decidieron volar montañas completas para la construcción de túneles. En las zonas más accesibles se construyeron puentes.

Su desarrollo se dividió en diferentes secciones de las que se hizo cargo un nutrido número de ingenieros, quienes tuvieron a su cargo a unos 90.000 hombres aproximadamente, aunque se dice que fueron muchos más.

Hoy en día, el Transiberiano no solamente sirve para el transporte de pasajeros sino también de mercancías. De hecho, es tan importante que es un medio básico para el 30% de las exportaciones rusas así como el comercio con Europa y China.

Su red cuenta con ramales que llegan a China mediante Mongolia y Manchuria y cuenta con servicio continuo a Corea del Norte, siendo el trayecto en tren de línea continua más largo del mundo, con 72 paradas.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *