Se prueba el primer avión autónomo sin piloto

Por  |  Sin comentarios

Los coches sin conductor e incluso los camiones autónomos son una revolución en nuestros días y puede que en el mundo del transporte se conviertan tarde o temprano en una constante, algo lógico según la evolución tecnológica. Ahora hay que sumar el primer avión autónomo sin piloto, el cual ya ha sido presentado y con el que se pretende revolucionar el transporte aéreo.

Es el Handley Page Jetstream 31 de la compañía BAE Systems, un avión que cuenta con diferentes sistemas tecnológicos que le permiten seguir una ruta y modificarla en vuelo de acuerdo al tráfico aéreo próximo y también a la meteorología.

Ello es posible gracias a la información que recibe el avión mediante satélite y otras aeronaves gracias al sistema TCAS que transmite información sobre posición, ruta y velocidad de cada una de ellas y permite saber si las aeronaves se encuentran en rumbo de colisión. Asimismo, lleva cámaras de alta resolución que permiten la detección de otras aeronaves en caso de que éstas no cuenten con el sistema TCAS.

No se trata de un dron

Tal como han avanzado, no se trata de un aparato como un dron como los que pueden entregar los paquetes en Amazon, se trata de aviones que siguen una ruta programada que cuentan con lo que se conoce como conciencia situacional.

Se asegura que aún queda mucho tiempo para que podamos ver aeronaves volando de forma completamente autónoma y realizando servicios regulares, aunque desde la industria aeronáutica están convencidos de que no tardaremos demasiado tiempo en ver cómo comienza a proliferar el uso de esta clase de aeronaves, tanto para el transporte de pasajeros como de mercancía.

Una de las firmas de transporte y logística más famosas del mundo, FedEx podría beneficiarse mucho de esta novedad dado que cuenta con una flota de aproximadamente 700 aviones, siendo una de las más grandes del mundo, lo que le permitiría ahorrar una gran cantidad de dinero en operatividad.

Eso sí, los expertos no dudan que habrá que demostrar la completa seguridad de estas aeronaves autónomas, al igual que lo que sucede con los coches autónomos. Tras ello, las autoridades pertinentes deberán ser quienes autoricen su entrada en servicio.

Puede que suceda lo mismo que ha pasado recientemente con el camión autónomo que hace poco que hizo un transporte de mercancías en Estados Unidos, que estaba acompañado de un conductor humano por si se producía alguna clase de fallo en los sistemas y éste pudiera tomar el control.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *