Prescripción, más seguridad para los contenedores marítimos

Por  |  Sin comentarios

Dentro del mundo del transporte marítimo de mercancía se debe tener en cuenta un aspecto muy importante, las prescripciones de seguridad, lo que exige que el peso bruto que tiene un contenedor lleno tenga que ser verificado antes de la carga en el buque. De esta forma se prevendrá la pérdida de contenedores.

Esta medida entró en vigor el pasado día 1 de julio y con ella se espera asegurar que los contenedores que se transportan vía marítima sean estibados correctamente, lo que permitirá evitar el derrumbamiento de las pilas, la caída de contenedores por la borda o incluso la pérdida de vidas humanas.

La Organización Marítima Internacional y la agencia de las Naciones Unidas, responsable de la protección y seguridad en el transporte marítimo internacional así como la prevención de la contaminación derivada de los buques, han desarrollado diferentes medidas para prevenir la pérdida de contenedores.

Con esto se responde a las muchas peticiones hechas desde los Estados después de haber sufrido diferentes incidentes relacionados con la pérdida de contenedores y buques portacontenedores.

El objetivo principal es el de desarrollar medidas que complementen a las existentes, las cuales están orientadas principalmente a la navegación segura de los buques además de la arrumazón, manipulación y su transporte en las mejores condiciones.

Por ello, la verificación de la masa de los contenedores marítimos de mercancías llenos antes de su abordaje complementará la prescripción que hay hoy en día relacionada con la declaración tanto de la masa bruta de la carga como de los contenedores.

Ahora con la nueva normativa ya en vigor se pueden utilizar dos formas diferentes para la verificación de una masa bruta de un contenedor lleno. Una forma es utilizando un equipo calibrado y certificado.

El otro consiste en pesar todos los bultos y diferentes elementos de la carga, donde se incluyan también la masa de los palets, los tablones para estibar y cualquier otra clase de objeto que sirva para sujetar la carga al contenedor, añadiendo la masa de la tara del contenedor a la suma de cada masa mediante el uso de un método certificado por la autoridad competente del Estado donde se haya llevado a cabo la arrumazón del propio contenedor.

Ahora es el expedidor quien debe asegurarse de que los datos de la masa bruta verificada que tiene cada contenedor lleno, forma parte del documento de embarque, el cual debe estar firmado y presentado o bien al capital o a su representante así como al representante de la terminal. En caso contrario, el contenedor no deberá ser cargado en el buque.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *