Malos momentos para el comercio marítimo

Por  |  Sin comentarios

Desde la quiebra de Hanjin parece que las cosas dentro del sector del transporte marítimo no han hecho más que empeorar, aunque hay que decir que no ha sido el detonante. Se llevaba viendo desde hace bastante tiempo cómo las cosas habían cambiado bastante, con un importante descenso en cuanto a mercancías se refiere.

Por otro lado, muchas otras compañías, tal como os hemos informado anteriormente, están en negociaciones para fusionar sus firmas y así poder hacer frente a esta situación que está viviendo el sector hoy en día.

Los problemas del transporte marítimo

El sector no está pasando por uno de sus mejores momentos y se puede decir que el comercio marítimo a nivel global está yendo a un ritmo verdaderamente insostenible.

Los barcos nuevos son muchos y la carga cada vez es más escasa. Además hay que tener en cuenta que muchas navieras operan con buques de gran tamaño para ahorrar costes, pero no se genera la suficiente capacidad de carga como para llenarlos, por lo que el problema sigue presente.

Los expertos aseguran que la diferencia existente entre el tamaño y volumen de carga ha hecho que los precios se desplomen, llevando a una situación insostenible la rentabilidad para muchas de las operaciones del sector y también de las navieras.

Esa es una de las razones del por qué las empresas más importantes del sector están buscando mantenerse gracias a las fusiones que os hemos comentado en varias ocasiones, pero hay una gran dificultad para poder seguir adelante.

Según los últimos datos, el comercio marítimo internacional vio por primera vez en su historia cómo el volumen del comercio mundial por mar superó los 10.000 millones de toneladas durante 2015. Por su parte, los envíos crecieron en torno a un 2,1%, siendo la tasa más baja desde que comenzó la crisis financiera en todo el mundo.

Por otro lado, hay que destacar que la capacidad de la flota mundial aumentó en un 3,5% durante el pasado 2015. Los contenedores han conseguido una diferencia que llega a ser más preocupante porque mientras la carga va creciendo a un ritmo del 2%, el tonelaje que pueden llegar a transportar los buques lo hace a un 8%.

Esto no es algo nuevo y de lo que ya se había advertido en el Informe Anual 2016 publicado tras la conferencia de las Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo. En él se deja patente la desaceleración en el crecimiento del comercio marítimo mundial.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *