Los aeropuertos más divertidos del mundo

Por  |  Sin comentarios

Según los datos ofrecidos hace escasas fechas por la Organización Mundial del Turismo, el transporte internacional en avión seguirá creciendo durante todo este año, algo que aprovecharán las compañías aéreas para hacer más ofertas y llevarse su trozo de pastel, pero también harán lo mismo las infraestructuras aeroportuarias, las cuales siempre han tenido fama de ser muy aburridas.

No solo nos encontramos con continuos cambios en el transporte aéreo sino en todo lo relacionado con él y en muchos aeropuertos internacionales ya hay creadas infraestructuras para que la espera de los vuelos no sea tan tediosa como siempre suele pasar.

Por ejemplo, el aeropuerto de Munich todos los meses de agosto instala una infraestructura muy especial, un enorme depósito de agua en el que se genera una ola artificial de 1,5 metros de altura para practicar completamente gratis el surf mientras espera su vuelo. No hace falta llevar tabla ni neopreno, todo lo pone el aeropuerto, tanto para los niños que quieran probar por primera vez como para los más experimentados.

Algo más relajado es lo que ofrece en la principal terminal del aeropuerto parisino de Charles De Gaulle. En la Terminal 2 nos encontraremos con un variado número de quioscos de color azul, las boutiques de masaje Be Relax. En ella podremos tomar hasta 10 tipos de tratamiento diferentes, manicura o depilación.

Como era de esperar, los aeropuertos asiáticos también aparecen en esta lista, como el de Hong Kong. Cuenta con un cine IMAX, un centro de ocio para toda la familia e incluso un campo de golf entre las pistas con nueve hoyos para el que se pide un código de vestimenta y tener experiencia en la práctica del golf.

El Aeropuerto Internacional de Changi, en Singapur, aburrirse es imposible. Podemos encontrar piscina en los tejados, infinidad de jardines con interminables hileras de girasoles, espacios donde poder sentarte y estar rodeado de grandes mariposas, etc. Todo ello en varias plantas diferentes y algo que llama mucho la atención es el tobogán que podremos tomar en la última planta y bajar rápidamente a tierra para tomar nuestro vuelo a tiempo.

Tampoco podemos olvidarnos de la posibilidad de jugar a las tragaperras en el aeropuerto de Las Vegas, casarnos en el de Ámsterdam, comprar muñecos de vudú en el de Haití, hacer que nuestro perro vaya a terapia en el de Los Ángeles o visitar dos acuarios enormes en el aeropuerto de Vancouver entre muchos otros.


Ilustración facilitada por milestonelog.com

Está claro que las empresas del transporte tienen que evolucionar, pero seguro que ninguno de nosotros o nosotras hubiéramos pensado nunca que un aeropuerto podría llegar a convertirse casi en un parque de atracciones.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *