La NASA y su primer avión eléctrico

Por  |  Sin comentarios

Si hace unos días os presentábamos el nuevo modelo de avión que ha sido presentado desde Peugeot, ahora le llega el turno a la NASA, entidad que deja patente que apuesta por la electricidad con la presentación de otro avión de la serie X.

Se trata el X-57 Maxwell, un avión que permitirá a esta entidad avanzar notablemente en cuanto a los aviones eléctricos que tan de moda están hoy en día y en el que muchas empresas ya se han interesado.

Este modelo de avión tiene como base el Tecnam P2006T, un avión muy ligero con dos motores de explosión, el cual será modificado poco a poco para convertirlo en un avión eléctrico.

La primera fase del proyecto consistió en evaluar este modelo adquirido por la NASA para contar con unos parámetros con los que poder compararlo cuando se haya convertido totalmente en un avión eléctrico. Por otro lado, pretenden hacer unas pruebas pertinentes de los motores eléctricos que se utilizarán con una especie de ala montada sobre un camión.

Tras esa primea fase, se sustituirán los motores de serie por otros eléctricos, con un peso que vendrá a ser aproximadamente la mitad de lo que pesan los originales. En ese momento se realizarán las pruebas correspondientes para ver cómo vuela el avión, y posteriormente comparar las prestaciones de la versión estándar con la versión que están creando actualmente.

Según se ha adelantado, la configuración final de este modelo de avión será mucho más ambiciosa que esto, las alas originales del P2006Ts se cambiarán por otras más largas y estrechas que albergarán nada menos que catorce motores.

Doce de ellos (seis en cada ala) se utilizarán en las fases de despegue y aterrizaje, pero se desactivarán cuando el avión tenga la suficiente velocidad como para poder volar. En este caso solo usará los motores principales y sus hélices se plegarán cuando no se encuentran en uso para poder reducir la resistencia que presentan al viento.

De esta forma, el objetivo principal el  X-57 Maxwell es comprobar si se puede volar a la misma velocidad de crucero que el P2006T original y también para demostrar unos costes operativos, que serían alrededor de un 40% menos que el del modelo original tal como se asegura.

Teniendo en cuenta que cada vez son más empresas las que apuestan por la ecologística, seguro que dentro de poco veremos cada vez a más empresas fabricar medios de transporte cuya propulsión sea la electricidad.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *