Muelle

El término muelle cuenta con diferentes acepciones, siempre dependiendo del contexto en el que se emplee. Si nos ceñimos a la palabra muelle relacionada con el sector del transporte podemos estar hablando de un muelle de carga.

Se trata de un espacio en el que se cargan y descargan los camiones (o cualquier otro medio de transporte de mercancías) que suelen llevar y traer mercadería o determinada clase de materia prima necesaria para la elaboración de productos.

Los muelles pueden encontrarse tanto en el exterior del edificio, rasantes del mismo o incluso en el interior de la propia infraestructura para una mayor comodidad en la recepción de mercancías. Es una parte fundamental de un almacén y en ella encontraremos diferentes elementos que facilitarán las tareas que se realizan en una zona como estas.

Entre sus elementos más reseñables se pueden destacar niveladores, puertas elevadas, rampas, sellos, toldos y sistemas de retención de camiones entre otros.

Por otro lado, esta palabra también se puede referir a los puertos marítimos y fluviales como una zona para que los barcos puedan atracar. En puertos grandes, los muelles se dedican sobre todo a una única actividad, pudiendo ser de transporte de pasajeros o carga y descarga de mercancías.