Exportación

Cuando hablamos de exportación nos estamos refiriendo a un bien o servicio que se envía desde un país a otro diferente, independientemente de la distancia que haya entre ellos, siempre con fines comerciales.

Para efectuar la exportación pueden utilizarse diferentes vías de transporte, terrestre, marítimo o aéreo, siempre dependiendo del volumen a transportar o de la rapidez con la que se necesiten las mercancías en el país de destino.

La exportación es únicamente cuando se realiza un tráfico de mercancías o servicios completamente legítimo. Cada país emisor cuenta con una legislación al respecto, así como el país receptor, por lo que en ocasiones puede existir alguna clase de restricción u obstáculo, especialmente para proteger a los productores locales.

Puede realizarse tanto de manera directa como indirecta. La directa es aquella en la que es la propia empresa la que se encarga de todo el proceso de exportación, pudiendo controlar otros aspectos como la comercialización de los productos, lo que le servirá para adquirir conocimiento sobre los mercados internacionales.

Por su parte, la exportación indirecta es aquella que se lleva a cabo a través de intermediarios, para lo que la empresa exportadora necesita contratar los servicios de empresas que se dediquen a las funciones de agentes de compra y venta.