Almacén

Un almacén es un espacio reservado para el depósito y/o comercialización de mercaderías. En este espacio se utiliza para almacenar bienes, formando parte de la cadena de suministro o como depósito antes de que las mercancías sean enviadas hasta el destino.

Asimismo, los almacenes son espacios donde se guarda maquinaria, repuestos y diferentes clases de provisiones. En los almacenes se llevan a cabo una serie de procesos: recepción, colocación, preparación de pedidos y expedición.

La recepción es indispensable para que las personas a cargo conozcan que  recibirán un envío y sepan en detalle todo el contenido del mismo. La colocación de los artículos es el siguiente paso, normalmente se suele realizar en estanterías de paletización u otras estructuras destinadas al almacenamiento de la mercancía.

La preparación de pedidos o picking es el siguiente paso del proceso. En él se prepara toda la mercancía, bien sea organizándola, colocándola en los medios de transporte adecuados, etc.

Finalmente está la expedición, el último de los procesos de un almacén. En este paso la mercadería parte hacia su destino, pudiendo hacerse en diferentes medios de transporte debido a que los almacenes pueden estar en diferentes lugares, tanto aeropuertos como terminales marítimas, ferroviarias o aquellas creadas para el transporte por carretera.