Gas natural, el futuro de la ecologística

Por  |  Sin comentarios

El sector del transporte está cada vez apostando más por la ecologística, buscando el máximo respeto por el medio ambiente sin sacrificar su desempeño. Son muchos los proyectos que se están llevando a cabo en los que se utilizan energías alternativas para dejar de depender de los combustibles derivados del petróleo y es algo que poco apoco está teniendo cada vez más importancia.

En los últimos años hemos visto cómo se han aumentado las pruebas con energías alternativas como electricidad, hidrógeno o energía solar para poder movernos de un lado a otro emitiendo muy poca cantidad de CO² a la atmósfera aunque todavía queda mucho para una emisión cero.

Una de las grandes apuestas del sector del transporte por las energías alternativas es el gas natural, el cual está jugando un papel crucial en todo lo relacionado con la “descarbonización” del transporte en todo el mundo.

Según han explicado desde NGVA Europa, Asociación de vehículos a gas natural y biogás, el cambio a vehículos que se muevan gracias al gas natural se convertirá en uno de los culpables de la reducción del 30% de gases de efecto invernadero en el próximo año 2030.

Tal como dejó claro esta entidad, las emisiones medias de CO² de la flota de vehículos europeos se redujeron hasta llegar a los 127 gramos por kilómetro cuadrado durante el año 2013 mientras que llegaba hasta los 162 gramos en el año 2005.

Esta mejora ha sido gracias en gran parte a la concienciación de las personas sobre la eficiencia en cuanto al consumo de combustible y sobre todo a un cambio en su uso principalmente.

Asimismo afirman que la ecología del transporte y su descarbonización, dependerá directamente de la apuesta que se haga por los combustibles alternativos como puede ser en este caso el gas natural.

Desde la NGVA aseguran que esperan una reducción de gases nocivos con el aumento de la mezcla de gas natural con otras alternativas como metano renovable así como otros como pueden ser el biometano y el gas natural sintético para el próximo año 2030.

Hay que tener en cuenta que una de las principales ventajas que tiene el uso del gas natural es que consigue reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno en aproximadamente un 35% y de partículas en un 90% si se compara con las normas de emisiones tan estrictas como la Euro VI.

Posiblemente llegue un momento en el que los combustibles fósiles dejen de tener tanto peso, pero de momento es una entelequia, aunque se están dando pasos muy importantes.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *