China irrumpe en el mercado de fabricación de aviones

Por  |  Sin comentarios

Boeing y Airbus son los dos principales fabricantes de aviones del mundo, tanto para el transporte de pasajeros como el de mercancías. Ahora a estas dos firmas y a la tercera más importante, la brasileña Embraer, se le quiere sumar China tras la presentación de su avión C-919.

Se trata del primer gran avión de pasajeros de medio alcance que ha sido construido íntegramente en China para competir en el mercado contra estas firmas. Este aparato está fabricado por la empresa pública Corporación Aeronáutica Comercial de China y ha hecho su primer vuelo de prueba, de aproximadamente una hora y media de duración con éxito.

El aparato fue probado a una altitud de unos 3.000 metros, aproximadamente 7.000 menos de lo que suelen hacerlo los aviones comerciales. Asimismo no voló a la velocidad normal que suele ser de entre 700 y 900 kilómetros por hora, lo hizo a 300Km/h. Los resultados, según la empresa, han sido más que satisfactorios.

Según los expertos, China lleva desde 1970 soñando con tener su propio avión civil para transporte, momento en el que comenzó a trabajar en el Y-10, un proyecto que finalmente fue abandonado. Ahora, con la presentación de este aparato se busca ganar la confianza tanto de las compañías aéreas chinas como las de transporte y sobre todo la de los pasajeros.

La construcción de esta aeronave responde al crecimiento que está experimentándose desde el mercado aéreo chino, algo que está haciendo trabajar a Boeing y Airbus a marchas forzadas dado que, según los cálculos de los expertos, en poco tiempo China necesitará entre 6.000 y 6.800 aviones, llegando a superar el mercado existente en Estados Unidos.

Se trata de un aparato bimotor y tiene capacidad para 168 pasajeros en su configuración de capacidad máxima. Su alcance operativo máximo es de 5.555 kilómetros y de momento ya tiene una cartera de 570 pedidos, prácticamente todos de compañías aéreas nacionales.

El precio estimado de cada aparato es de aproximadamente unos 63,5 millones de euros tal como aparecían las cifras ofrecidas cuando se presentó el proyecto de este avión hace aproximadamente un año y medio.

Aunque las pruebas han sido satisfactorias, el aparato tendrá que pasar más para poder obtener la certificación de aeronavegabilidad de China. Otro de los objetivos de la compañía, es que el avión sea también certificado por los reguladores tanto estadounidenses como europeos para abrir el mercado en el futuro.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *