Actualidad sobre las obras del Canal de Panamá

Por  |  Sin comentarios

Si hay una de las noticias de transporte y logística que están siendo más comentadas en la actualidad son las obras de ampliación del Canal de Panamá, las cuales siguen yendo a un ritmo bastante bajo tras vencer el plazo del preaviso dado por el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) de paralizar los trabajos.

Este consorcio liderado por Sacyr, sigue esperando para encontrar soluciones en las próximas semanas para poder acabar las obras y para ello ofrece cofinanciar los sobrecostes, los cuales se cifran en unos 1.200 millones de dólares. Esta alternativa sería lenta y mucho más cara de lo que se podría pensar.

Según un documento confidencial de la Junta de Resolución de Conflictos (DAB) órgano encargado de  mediar entre las partes, advirtió que en caso de que se rompa el contrato, las obras no se acabarían en el año 2015 sino posiblemente entre el 2018 y 2020 según esta organización.

Asimismo admiten que el problema de escasez de liquidez es real y no una coacción del contratista para conseguir beneficios adicionales, pero esta junta ha dado la razón a Panamá en el tema de importancia en este asunto, los sobrecostes en lo referente a la construcción de la presa provisional. DAB es el órgano que aparece en el contrato para mediar las reclamaciones a modo de árbitro y considera que la continuación de los trabajos por parte de este consorcio es la opción más económica para poder seguir con las obras y apuesta por la inyección de liquidez necesaria para así poder evitar sobrecostes y seguir con los retrasos.

GUPC ha alertado que en caso de que falte un acuerdo sobre la financiación significaría que las obras no acabarían en los plazos previstos, con el consiguiente retraso y prejuicio para todas las partes. De lo contrario, en caso de existir un acuerdo, la obra podría finalizarse en el año 2015, con la consiguiente generación de riqueza para todos los panameños y podrá aportar importantes.

Con la amenaza de la paralización del proyecto, se producen retrasos y según aseguran desde GUPC, “Las obras, que tienen un coste de más de 100 millones de dólares por mes, hoy cuentan con un avance de casi el 70% y técnicamente nada impide que se pueda alcanzar el cronograma presentado. Únicamente hay una cosa que puede afectar a este proyecto: la difícil situación financiera en la que está debido a los costes imprevistos que se han generado y también por la consiguiente solicitud del reconocimiento económico de los mismos incurridos en la obra y presentados por GUPC”.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *